Aprender a morir: el espíritu de la ayahuasca