¿México aspirante al club del opio legal?