Opioides: Una aguja en la yugular del gigante